Cine negro, de 24 quilates, en la TV

el

En esta serie visitamos la ciudad de Baltimore. Conocemos a: los traficantes de drogas, que hay muchos; los policias, que intentan atraparles mediante escuchas telefónicas; los políticos, que parecen hacer mucho pero no cambian nada; los profesores de las escuelas, que hacen lo que pueden y lo que les deja el sistema; los periodistas, que a veces olvidan que su deber es contar la verdad; las familias, ya que todos nacemos en una. En definitiva, David Simon, creador de la serie, pone la cámara en la calle y nos muestra las cosas como son, sin adornos, sin efectismos, sin finales felices, con ritmo pausado, con dilemas morales, con personajes de carne y hueso.

Reconozco que me costó un poco adaptarme a lo que proponía esta serie. Pero, una vez le pillé el truco, me atrapó y ya no pude dejarla hasta que acabé sus cinco temporadas. Porque ese realismo y esa crudeza, que al principio te choca, es lo que te acaba enamorando. También le cogí un gran cariño a algunos personajes de su enorme reparto, que te parecen reales, por lo bien dibujados e interpretados que están.

Muchos la consideran la mejor serie de todos los tiempos. En mi podium está, pero no en lo más alto.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s