Dos semanitas en Marte

el

Vivo en Mallorca. Pero durante dos semanas he estado yendo y viniendo constantemente a Marte. Sí, a Marte. Cogía el tren que me llevaba a mi trabajo a primera hora de la mañana, pero no estaba en el tren, sino en el planeta rojo, con Mark Watney. Y así en otros muchos momentos a lo largo del día. Esto es lo increíble de la lectura.

Tengo que agradecerle a Andy Weir haber escrito este libro. No sólo porque ha creado una historia con un ritmo que no decae jamás. Sino, principalmente, por haberla hecho casi científicamente plausible. Ya que explica muy bien como se enfrenta el protagonista a los miles de problemas que le surgen; utilizando sus conocimientos físicos, químicos, biológicos y botánicos. Y eso, si eres un ingeniero como yo, que sabe algo del tema, se disfruta aún más. Porque además de ser un libro con el que desconectas y te lo pasas bien, encima consigue que aprendas muchas cosas.

Este fin de semana se ha estrenado en España la película basada en esta novela. La he visto, por supuesto. Y os puedo decir que vale la pena. Aunque, una vez mas, como el libro…

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s